Por qué Cyanogen puede poner en serios aprietos a Android

CyanogenMod es una de las ROMs personalizadas más populares en el ecosistema Android, y su afán por alejarse de Google y los servicios de la compañía marcan un antes y un después que podría poner en aprietos a Android como negocio. Sencillamente, un sistema operativo verdaderamente libre ya no es negocio.

Hace algunas horas Cyanogen (la compañía ahora responsable de la famosa ROM) anunció un acuerdo con Microsoft para integrar las aplicaciones de sus servicios (como OneDrive, OneNote, Bing y Skype, por ejemplo) en la versión modificada de Android que desarrolla esta compañía, dirigida por Kirt McMaster.

Aunque muchos nos esperábamos este anuncio tarde o temprano, sobre todo después de tantos rumores que incluso aseguraban que Microsoft invertiría en Cyanogen, sigue sorprendiéndome el hecho de cómo Cyanogen se quiere alejar de Google, sin que eso signifique alejarse de Android.

Porque McMaster asegura que el quiere una versión de Android que sea abierta y libre para que cualquier desarrollador pueda crear aplicaciones y ROMs geniales sobre ella, sin necesidad de ser “esclavo” de los servicios de Google, como Google Play Services, GMail y más. Y todos sabemos que el Android desarrollado por los de Mountain View nunca será así. Incluso Jean-Baptiste Quéru, quien fuera el máximo responsable del AOSP (Android Open Source Project) abandonó el proyecto por estar en desacuerdo con las prácticas que lo rodeaban.

Ahora, Cyanogen podría ser un problema para el Android de Google. Puede que eso no sea así hoy, ni mañana, pero en un par de años Cyanogen podría tener tanta presencia y popularidad a nivel empresarial que le robaría la atención (y usuarios) a Google. ¿Por qué es importante? La ROM de Cyanogen no lleva los servicios de Google, es decir, no les genera ingresos, ni tráfico, ni más usuarios, que es lo que a la compañía le importa.

CyanogenMod es extremadamente popular entre los usuarios porque sigue dando soporte a dispositivos viejos y cuyos fabricantes ya se olvidaron de que existen, como el Nexus One y el primer Galaxy S, por ejemplo. Ahora, Cyanogen quiere escapar de “la tiranía de Google” y ser completamente independiente de sus servicios, a medida que más marcas (como Micromax y OnePlus) adoptan la ROM como su plataforma. Ya vimos lo que pasó con Xiaomi (creadores de la ROM MIUI), nada quita que Cyanogen consiga el apoyo de algún fabricante asiático que le inyecte dinero y comencemos a ver cada vez más smartphones con este sistema en el mundo.

Google está cada vez más cerrando los límites de Android a nivel de desarrollo. La realidad es que ya no es tan libre como prometían hace años, y era de esperarse. Cyanogen está proponiendo una plataforma libre (al menos por ahora) e independiente de Google. A más de una compañía le llamará la atención y comenzarán los aprietos para Android. ¿Será que Google cambia sus prácticas en este sentido? Lo dudo.

Fuente

Deja un comentario